Argentinos en extinción: Aguara guazu

30 agosto 2011





El Aguará Guazú (Chrysocyon brachyurus)es un mamífero carnívoro de la familia canidae que ha sido declarado Monumento Natural de las prov. de Corrientes y Santa Fe con el fin de proteger y permitir la recuperación poblacional de esta especie en riesgo de extinción

Según los registros fósiles la especie parece haber evolucionado en la región del macizo brasileño central. A principios del siglo XX el aguará guazú se extendía desde el Mato Groso alcanzando parte de Uruguay y el norte de la Patagonia. Actualmente su población se distribuye en centro, noreste y sur de Brasil, pampas peruanas, chaco boliviano y paraguayo, noreste y centro de la Argentina.
Su hábitat son las sabanas arbóreas, los pastizales altos (chaco, pantanal, pampas, caatinga) monte, cerrado brasileño, áreas abiertas de transición y planicies onduladas.



El aguará guazú es corpulento si se lo compara con otros cánidos silvestres, aunque por sus largas patas posee un aspecto bastante desgarbado similar al galgo. Alcanza los 75 cm de altura a la cruz, y hasta los 130 cm de longitud, a los que hay que sumar unos 40 cm de cola. Puede llegar a superar los 20 kg de peso. El pelaje es largo y tupido, de color anaranjado rojizo, más largo en la región del cuello, con el vientre más claro. Presenta marcas negras en el hocico, las extremidades y a lo largo de la espina dorsal, así como otras blancas en la garganta, el interior de las orejas y ocasionalmente en el extremo de la cola. La cabeza es alargada y pequeña en relación al tamaño del cuerpo y sus grandes orejas le son útiles para disipar el calor. En cuanto a comportamiento sus hábitos son crepusculares e incluso nocturnos. Su alimentación es omnívora, alimentándose de frutos y raíces tiernas; no obstante es un buen cazador. Forma pareja estable aunque es de hábitos solitarios. Es altamente territorial.

El aguará guazú no constituye riesgo para los seres humanos ni para el ganado, no obstante lo cual ha sido intensamente cazado debido a temores infundados que vinculan al tímido Aguará guazú con la leyenda del lobizón.



La retracción de su hábitat por avance de la frontera agrícola, la construcción en manos privadas de infraestructura a los fines de ampliar las superficies aptas para la agricultura o la provisión de agua, tal como la represa sobre el Ayuí Grande planificada por el vicepresidente de Clarín; junto con la caza son los principales peligros que enfrenta el aguará guazu y que lo ponen en situación de especie en riesgo. Su desaparición no solo implica una merma en la diversidad biológica de nuestro país, que vería extinto un argentino bien originario; sino que se perdería un importante referente de la cultura de los pueblos originarios, afectando su cosmovisión.

Los pocos ejemplares que sobreviven hoy en día están en el este de Chaco y Formosa, en Corrientes y en el norte de Santa Fe. Si todavía existe en Misiones, Córdoba y sudeste de Santiago del Estero, su presencia es solamente relictual. El Aguará Guazú es una especie protegida por leyes provinciales. Es Monumento Natural de las provincias de Corrientes y Chaco (Ley Nº 4.358/96-Ley 4.306) declarado en este sentido a los fines de

  • Lograr su protección y recuperación numérica.
  • Establecer veda total y permanente para la caza de estas especies en toda la provincia
  • Prohibir su captura por cualquier medio, el acosamiento, persecución, tenencia,tránsito y/o comercialización de las especies vivas o muertas, de sus despojos o elementos elaborados con éstos.
La Provincia de Santa Fe también ha declarado al Aguará como Monumento Natural (Ley 12.182/03) El objeto de la declaración es el de proteger y posibilitar la recuperación poblacional de estas especies categorizadas en peligro de extinción y vulnerables

En el año 2004 la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable aprobó el proyecto de la senadora Anahí Sanchez para proteger a esta especie, reconociendo la importancia que tiene la misma al ser representativa de toda un área natural que está en retroceso, el pajonal. De esta manera el aguará guazú estaría próximo a estar protegido por leyes nacionales.


  • El Aguará Guazú en la cosmovisión indígena





En la cosmovisión Kom o Komlek (tobas) el aguará guazú es llamado Kalak y es considerado una teofanía, manifestación de una deidad, en este caso de Kalak Lta o Chayksat Lek; el señor del aguará guazú, que es a su vez el señor de los palmares. La cosmovisión Kom vincula fuertemente cultura y naturaleza lo que genera un profundo respeto por el medioambiente y por de los animales que el viven.

Tras la llegada de los europeos se produce la incorporación sincrética de elementos de la cosmovisión europea a la cosmovisión indígena; así el aguará guazú pasó de ser un animal venerado y protegido a un animal temido al asimilárselo al lobizón. La superstición del lobizón es de origen europeo y mantiene la creencia que el séptimo hijo varón al llegar a la adolescencia se transforma, tras girar tres veces sobre su cuerpo, en lobizón los martes y los viernes por la noche. Esta superstición operó negativamente sobre la supervivencia del aguará guazú pues la gente en su ignorancia procedió a matarlo con la creencia que eliminaban al lobizón


Publicar un comentario en la entrada

Todo Spam será eliminado. All Spam will be deleted

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP  

---------------------------
]]>