Argentinos en extincion: el Jaguar

29 abril 2011



Hoy, 29 de abril, en conmemoración del Día del Animal, daremos inicio a una serie de artículos dedicados a los animales que en nuestro país están bajo peligro de extinción. Este primer artículo estará centrado en el JAGUAR, Monumento Natural Nacional.


La Panthera onca, conocida comunmente como jaguar, es un carnívoro de la famila Felidae, subfamilia Pantherinae, del género Panthera, que constituye el mayor felino que habita en América y el tercero en el ámbito mundial, detrás del tigre (Panthera tigris)y el león (Panthera leo) Genéticamente está emparentado con éstos y además con el leopardo(Panthera pardus) el leopardo de las nieves (Uncia uncia) y en menor medida con la pantera nebulosa(Neofelis nebulosa) y la pantera nebulosa de Borneo(Neofelis diardi) Con todos ellos el jaguar comparte un ancestro en común y forman entre todos un grupo de una edad aproximada entre los 6 y los 10 millones de años. El género Panthera se separó del grupo hace aproximadamente 3.8 millones de años. Panthera onca cuenta con dos subespecies extintas en tiempos pleistocénicos: Panthera onca augusta y Panthera onca mesembrina; ambas habitaban América desde la Patagonia hasta lo que es hoy Estados Unidos. A estas subespecies de extinción pleistocénica debe sumarse la extinción en tiempos modernos de la subespecie Panthera onca arizonensis y su no nos concientizamos en la necesidad de la biodiversidad a los fines de mantener sano el ecosistema y rica la vida en la Tierra, igual suerte podría correr el jaguar.

Este robusto animal cuyo hábitat, antiguamente se extendía por el norte y centro del país, llegando incluso a Buenos Aires; ve limitada hoy su existencia a una estrecha franja en el norte del país; en áreas muy puntuales. Habita diversidad de ambientes como ser bosques cerrados, tacuarales, selvas; sintiendo preferencia por los ligares cercanos a fuentes de agua. En un ambiente rico en biodiversidad como es la selva misionera, se estima que un jaguar adulto necesita un territorio que le permita un rango de acción amplio en virtud de una distribución de recursos dispersa como sucede en la selva. Un jaguar adulto en dicho ambiente puede llegar a necesitar de 10000 hectáreas para vivir. Se estima que la población de jaguares de la República Argentina es tan dolo de 250 ejemplares, tan solo 50 en la provincia de Misiones, lo que lo pone en el lugar de una especie con serios problemas de supervivencia. Es por ello que el Jaguar en Argentina es una especie protegida y a sido designada como Monumento Natural Nacional. En Argentina, su único competidor natural es el puma (Puma concolor) pero reducen la competencia sobre los recursos del ambiente dividiendo el territorio entre ellos, el jaguar suele ocupar las zonas más húmedas y el puma las más secas; siendo el puma de hábitos más bien nocturnos, mientras que el jaguar se mantiene activo las 2/3 partes del día. Los problemas más significativos que enfrenta el jaguar para su supervivencia es, para variar, la presencia humana; la cual se traduce en la modificación y fragmentación de su hábitat, con la desaparición de presas naturales y refugios; y la cacería, la cual está penalizada pero los humanos, acostumbrados a sentirse los dueños del mundo, igual la realizan. Los íltimos jaguares de la Argentina podrían desaparecer en menos de 10 años si no se obra con inteligencia y respeto por la vida.

El Jaguar no solo es un habitante de la Argentina, sino que es uno que ha tenido parte en la construcción cultural de los pueblos que hoy conforman la República Argentina. El jaguar fue una figura sagrada para todas las culturas prehispánicas, para las representó una ser vinculado con lo mágico y lo sobrenatural. La representación de Jaguares ha abundado en todas las manifestaciones culturales posibles y se lo encuentra en tallas, arte rupestre, cerámica, textiles y orfebrería. Aparece solo, antropomorfizado, vinculado a otros animales como los ofidios o acompañando a a figura humana como sucede en los platos de la orfebrería Aguada. En dicha cultura del noroeste argentino la figura del Jaguar fue la predominante y se lo representaba tanto en objetos rituales como en otros de uso doméstico. La representación del Jaguar a tenido en las culturas andinas gran preminencia y protagonismo desde hace alrededor de 4000 años. La presencia de la figura del Jaguar en las culturas prehispánicas se remonta a tiempos anteriores al horizonte Chavín y llega a los tiempos incaicos; lo que está indicando para la representación del Jaguar una amplia continuidad cultural dentro de la iconografía, vinculada al valioso significado simbólico que la figura de este animal debió tener para las sociedades andinas.

Sacrificador flanqueado por jaguares posados sobre sus hombros.
Disco Lafone Quevedo





Fragmento cerámico Aguada con representación felínica





El Jaguar (Panthera onca), Yaguareté (guaraní), Uturunco (quechua), Nawell o Nahuel (mapuche) se encuentra protegido por diferentes leyes en la Argentina, tanto a nivel nacional como provincial en distintas jurisdicciones.

Ley Nacional de Conservación de la fauna (ley 22.421).

Monumento Natural Nacional Yaguareté (Ley 25.463).

Monumento Natural Provincial Yaguareté en Misiones (ley 2.589).

Monumento Natural Provincial Yaguareté en Chaco (ley 4.306).

Monumento Natural Provincial Yaguareté en Salta (decreto 1.660).




JAGUAR Monumento Natural Nacional de la Argentina


2 comentarios:

Syd mayo 03, 2011 6:30 p. m.  

Ok Polzic, dejo datos de mi blog en tu blog e incluyo éste en mi blogroll

Publicar un comentario

Todo Spam será eliminado. All Spam will be deleted

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP  

---------------------------
]]>